Saltar al contenido

Oración a la Santa Muerte

En la cultura mexicana se le rinde culto a la Santa Muerte. Por eso el día de los muertos es uno de los más celebrados en toda la geografía de México, pero también lo es en muchas otras regiones de América. Sin embargo, este culto fue prohibido en 2005 en territorio mexicano y muchas religiones como la católica, bautista, presbiteriana y metodista la prohíben.

A pesar de la prohibición, existe una oración que bien puedes usar el Día de Los Muertos o en cualquier momento para rendir tributo a la muerte, aunque de una forma no tan literal. Se trata de una personificación de la muerte para pedirle favores, como si se tratara de cualquier otro Santo.

Muchas personas están en contra de llamar “Santa” a la muerte y del culto que se le rinde. Y es que, algunos suelen usarlo para hacer cosas poco usuales. En cualquier caso, cada persona debe decidir si quiere o no rendir tributo a esta personificación.

Antes de continuar y leer la oración a la Santa Muerte, será mejor que veas detenidamente los detalles que se vinculan a ella. No en todas las comunidades se acepta este culto como algo positivo, pero todo dependerá del uso que le des a la oración.

La muerte en distintas religiones

En muchas religiones se tienen interpretaciones diferentes sobre la muerte, aunque en todas se personifica a través de un nombre y una historia vinculada a él.

En el caso de los judíos y musulmanes, Azrael es el nombre que recibe el ángel de la muerte, cuya historia radica en que subió a los cielos sin estar muerto. En muchas ocasiones se le representa como un arcángel que obedece a Dios.

En algunas escrituras no se menciona a Azrael o cualquier otra personificación de la muerte, pero sí es tomada en cuanta de una u otra forma, aunque no siempre con buenos ojos.

Si eres de los que no piensa que esto se trata de un hechizo o un culto diabólico, entonces querrás conocer los detalles sobre esta oración, pero primero, aquí te mostramos cuál es el rezo que debes hacer:

Oración a la Santa Muerte

Poderosa Santísima, escucha mis ruegos

para que venga a mi tu ayuda, solicito tu protección

en esta situación tan difícil por la que atravieso,

conoces el dolor por el que estoy padeciendo,

tengo un problema muy difícil (hacer petición),

sé que usted lo va a solucionar.

 

Santísima Santa Muerte,

solicito de su gran apoyo, de corazón te pido,

no me dejes solo en este momento porque

es cuando más te necesito.

 

Mi niña blanca, guíame por el camino,

vaya delante de mí para que aparte todo lo malo,

ahora todas las puertas se me van a abrir,

gracias a tus manos poderosas, usted puede

ayudarme, aleja de mis las malas vibraciones y

mis problemas desaparecerán.

 

Santísima,

líbrame de los problemas que me afligen,

por el amor que te tengo, ayúdame en esta hora.

Es una situación muy difícil, pero confío en usted,

sé que lo solucionará.

 

Santa Muerte, busco tu sagrado consuelo,

quite de mi camino cualquier obstáculo que afecte a mi

tranquilidad, sé que mi problema está en camino de solución,

usted escuchará mi voz desesperada, pues

sabe lo mucho que estoy sufriendo.

 

Poderosa Santa Muerte, dame fuerza y voluntad,

ya no soporto más, en usted deposito mis últimas esperanzas.

 

Señora mía, venga a mi tu fuerza y sabiduría,

concédeme con tu poder la solución de este problema,

(Hacer la petición aquí).

 

Amén.

Oración a la Santa Muerte para la protección

 

Amada Santa Muerte, tú, que eres milagrosa. Invoco tu presencia para que me ampares bajo tu velo sagrado. Estoy pasando por momentos difíciles y necesito tu protección porque me siento indefenso.

Protégeme de los enemigos encubiertos que me atacan por la espalda. Cuídame de los envidiosos para que no corroan mi alma. Resguarda mi cuerpo, mi mente y mi espíritu, porque así y solo así podré sentirme pleno y completo para brindar amor a las personas que me rodean.

Te ruego que elimines la venda de mis ojos que me hacen estar en esta terrible oscuridad, te suplico que permitas que mi mente se tranquilice ante los dilemas que se presenten. Queridísima niña blanca, tú que eres poderosa y bondadosa, borra de mi corazón los sentimientos negativos que me están lastimando.

Santísima Muerte, te imploro protección absoluta, te pido que me cuides y alejes cualquier tipo de energía negativa que esté a mis alrededores. También te pido por (menciona una persona) para que también la protejas como a mí.

Gracias por escucharme, sabia niña blanca. Así sea.

 

Por qué la oración a la Santa Muerte

 

La muerte es parte de la vida, es un momento ineludible por el que debe pasar todo ser vivo en la Tierra. Por ello, algunas personas no encuentran ningún problema en hacer peticiones a la Santa Muerte, mucho menos si es de hecho, para pedir cosas buenas para sus vidas.

En la oración se hace referencia a una “Niña blanca” y es como se nombra a la muerte. Esta “niña” no distingue entre si lo que le has pedido es bueno o malo, solo se encarga de cumplirlo, es por eso que se debe tener mucha responsabilidad en las peticiones que le hagas.

Normalmente esta oración se usa para pedir que favores como: una pareja, dinero viajes y otros.

Imagen de la Santa Muerte

Muchos ven a la muerte como un ángel que bajo las ordenes de Dios se encarga de la penosa tarea de encaminar las almas al más allá una vez que mueran sus cuerpos. Además, la ven como una entidad justa pues, la muerte llega para todos.

Al rezarle a la Santísima, como también se le conoce, se debe ofrecer algo en virtud de los favores que concebirá. Algunas personas levantan un altar con la imagen de la Santa Muerte y con velas encendidas. Por otro lado, las ofrendas no tienen por qué ser materiales, también se puede ofrecer algún cambio personal.

De hecho, dada la naturaleza de algunas ofrendas que algunos han presentado en torno a este culto es que autoridades eclesiásticas y de gobierno han prohibido tal actividad.

En los altares donde es enaltecida la Santísima, se suele ver diferentes representaciones, unas más macabras que otras, según la mayoría. Se trata de un esqueleto con un manto o túnica negro o de color rojo, tal como la solemos ver en animaciones. En algunas ocasiones lleva una especie de dalla o cuchilla curva. En otras parece ser una virgen en forma de esqueleto sosteniendo una vela encendida.