Saltar al contenido

Oración a San Judas Tadeo

San Judas Tadeo es conocido como el santo de las causas imposibles y es patrono de la Iglesia armenia. Fue uno de los discípulos de Jesús y parte de los doce apóstoles. También se habla de su posible participación en La última Cena, pero esto todavía no ha sido comprobado.

Judas Tadeo ha sido representado de formas diferentes. Primero fue con un mazo porque se creía que fue torturado con uno de ellos, pero al ser desmentido en el siglo XVI, se usaba una espada o una lanza.

Actualmente se le puede ver con un bastón y con una llama saliendo de la cabeza por su participación en el Pentecostés, también se le puede ver con un medallón colgado en el pecho que tiene la imagen del rostro de Jesús.

Y es que, en la Biblia se reconoce a Judas Tadeo como uno de los hermanos más cercanos a Cristo, amigos desde la infancia, de hecho, es su primo en segunda generación: San Joaquín y Santa Ana, abuelos de Jesús (padres de la Virgen María), fueron tíos abuelos de Judas Tadeo.

Además de ese nexo sanguíneo con Jesús, Tadeo, como también es conocido en las Santas Escrituras, es hermano del apóstol Santiago. Juntos recibieron al Espíritu Santo el día de Pentecostés con llamas de fuego, vieron con sus propios ojos los milagros de Jesús, estuvieron siempre atento a su palabra y lo vieron ya resucitado, pudiendo hablar con él.

Judas Tadeo siempre fue muy fiel a Jesús, no dudó en ser uno de sus discípulos y 12 apóstoles. Predicó la palabra de Cristo hasta el final de sus días.

¿Por qué acudir a San Judas Tadeo?

Santa Brígida dijo en sus Revelaciones que el propio Jesús le recomendó pedir ayuda a San Judas Tadeo cuando se sintiera afligida. A través de él podía hacerle llegar sus peticiones.

Además, existe una leyenda en la que se asegura que, debido a que Jesús no se pudo presentar ante el rey de Edesa para hacerle una curación, éste envió a Tadeo con un manto que tenía el rostro de Cristo plasmado, así Judas Tadeo pudo curar al rey Abgar.

Siendo reconocido como un hermano de Jesús, rezarle a San Judas Tadeo supone una gran ayuda para solucionar nuestros males. Diciendo la oración o simplemente pidiendo con fe a este apóstol, podrá interceder ante Dios para que sean concebidos los favores solicitados.

Tras la muerte de Cristo, Judas Tadeo y otros apóstoles recorrieron varias ciudades como Judea y Mesopotamia para predicar la palabra de Jesús, pero tuvo que enfrentarse a sacerdotes pagamos que intentaron interrumpir su labor.

Como en la tierra, los santos son ayudantes de Jesús y en el cielo, por tanto, cualquier oración dicha en nombre de ellos, será también una petición a Cristo.

Oración a San Judas Tadeo

Apóstol San Judas Tadeo, fiel amigo y servidor de Dios,

Aunque tu nombre lo lleve aquel que traicionó al Maestro,

Y quizás esta sea la causa por la cual otros te hayan olvidado,

Tu caminar ha sido intacto y por ello,

Te has ganado el digno lugar al lado de Nuestro amado Señor.

 

Te reconocemos como el Patrón de los casos más difíciles,

Eres nuestro abogado y nuestro más firme aliado,

Hoy la iglesia honra tu nombre santo,

Universalmente te aclamamos.

 

Te pedimos que ruegues por nosotros,

Has de tu ruego mi privilegio,

Sé que tú socorres a quien a ti acude,

Mi esperanza me abandona,

Por eso me aferro a ti mi San Judas Tadeo,

Ven a aliviar mis aflicciones.

 

En el cielo sé que se oye,

Mis tribulaciones y necesidades,

Mis sufrimientos y mis pesares,

Bendíceme Padre Santo,

Atiende al llamado de tu devoto,

Escucha a tu apóstol,

Intercesor y abogado.

 

Desde hoy yo te prometo,

Proclamare tu devoción,

Me acordare de este favor,

Y te honrare como mi protector,

En mi más grande fragilidad,

Pueda yo extender tu fe,

Y sea mi testimonio el eco,

Que todos conocen de tu misericordia.

 

En tus manos y las de Dios,

Hoy quedó postrado ante ti,

Me inclino y pido tu bendición,

No necesito de nada más,

Con tu protección y tu compañía,

Pueda caminar en paz,

Amén.

 

Como ves, es una oración muy linda y está pensada para aquellos que sienten que su vida se encuentra en desdicha. Al principio puedes decirla mientras la lees, antes de memorizarla.

 

¿Cuándo y en qué casos puedo usar esa oración?

 

En cualquier momento puedes elevar una plegaria a San Judas Tadeo y él te escuchará, pero hay quienes prefieren enaltecerlo los 28 de cada mes, pues, es el 28 de octubre el día de este santo. Fue en esa fecha donde una multitud, influenciada por sacerdotes paganos que se dedicaron a perseguirlo a él y Simón, le dieron muerte de forma violenta.

Cada 28 de octubre, miles de devotos acuden a las iglesias de sus ciudades, donde hay una imagen de San Judas Tadeo, para celebrar, pedir y/o agradecer favores. Sin embargo, cada 28 los devotos agradecen favores y hacen peticiones al santo con ofrendas.

Justo antes de “Has de tu ruego mi privilegio” puedes incluir tus peticiones. Si tienes alguna enfermedad, si estás desempleado/a, si estás soltero y quieres formar un hogar al lado de alguien especial o si tu familia está pasando por inconvenientes que están interrumpiendo la paz que antes reinaba entonces puedes decir, en cualquier hora del día esta oración.

Se recomienda rezarle a San Judas Tadeo cuando sientas que no encuentras salida a tus problemas. No se puede usar al santo para cualquier petición banal, como para encontrar pareja sin ningún objetivo concreto como salir de la soledad que abruma. Tampoco se debe pedir ayuda a este santo para conseguir bienes por los cuales no se ha trabajado.

En cualquiera de los casos justificados, si rezas con fe estarás ayudando a que la oración tenga mayor peso. También podrías encender una vela blanca y, junto a una imagen de San Judas Tadeo, decir la oración, en voz alta o internamente.

No uses esta oración para que tus problemas se solucionen a expensas del sufrimiento de otra persona porque se puede revertir. Piensa también en los demás desde todo punto de vista.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *