Saltar al contenido

Oración al Espíritu Santo para casos difíciles


El Espíritu Santo es parte de la Trinidad, que está conformado además por Dios padre y Dios hijo. Cada vez que rezamos está presente el Espíritu Santo, ya que lo nombramos cuando nos persignamos, pero en general, es una presencia omnipotente que solo puede ser comparada con Dios mismo y su hijo. De hecho, cuando Juan el Bautista realizaba el bautismo decía sobre Jesús: “Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego”, por eso se habla del bautismo en Espíritu Santo.

Muchos piensan que el Espíritu Santo es una persona, otros que se trata de una presencia espiritual que ha estado inmersa en todos los acontecimientos reflejados en la biblia. De cualquier forma, lo debemos tomar en cuenta cuando damos gracias y cuando realizamos peticiones al Altísimo.

Al Espíritu Santo se le atribuyen siete dones: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios, son los que podemos pedir en cada una de las oraciones que hagamos en su nombre, sobre todo si con ellos conseguiremos resolver problemas que parecieran imposibles.

Oración 1 al Espíritu Santo para casos difíciles

Todopoderoso Espíritu Santo de Dios,

Tú que te manifiestas con poder en la vida de los hombres

y haces sanidades, milagros y prodigios,

con esperanza me acerco hoy a tu presencia,

acepta, por favor, mi corazón humilde

y recibe con agrado mi oración,

derrama sobre mí tus poderosos dones

y hazme llegar tus bendiciones.

Espíritu Santo,

Espíritu de Verdad que procedes del Padre,

y provocas confianza en nuestros corazones,

hoy te busco para que me ayudes,

que tu amorosa protección me envuelva,

que tu Luz me ilumine y me de fortaleza,

y los brazos del Padre y el amor del Hijo me sostengan,

para que así pueda salir de mis problemas,

y con vuestra siempre bondadosa asistencia

sea prontamente remediado

todo lo que aflige mi alma y cuerpo.

Espíritu Santo, fuente inagotable de amor y paz,

Espíritu Divino que aclaras los caminos

nos guías con sabiduría y piedad

y nos llenas de gozo y esperanza,

dame el aliento que me falta y la felicidad que ansío,

escúchame y derrama sobre mí tus bendiciones;

te ruego me envíes solución para esta difícil necesidad

que me consume y es causa de mi desesperación:

(decir los problemas y lo que se desea conseguir del Espíritu Santo).

Acude a mí, haz que reciba lo que solicito,

deposito mi fe y esperanza en tu poder,

haz que mi vida sea mejor,

que tu misericordia, tu justicia y tu poder

sean mi amparo y defensa en todo mal momento,

y tu amor y Divina Voluntad me enseñe a ser tolerante,

bondadoso y paciente con mis hermanos.

Te ofrezco y hago entrega de mi alma y cuerpo,

no permitas que te ofenda ni olvide,

perdona mis faltas y no me dejes caer en el pecado,

aumenta mi fe, esperanza y caridad,

dame valor contra todos los asaltos del enemigo

y, sobre todo, hazme perseverar en el amor al Altísimo

y ayúdame a ser fiel discípulo de Jesucristo.

Lléname de ti, bendito Espíritu Santo,

para que mis ojos vean la gloria de Dios

y a Jesucristo a la diestra del Padre.

Amén.

peticiones al Espíritu Santo

Oración 2 al Espíritu Santo

Bienaventurado Espíritu Santo, tú que te manifiestas con poder en la vida de nosotros los hombres, bendiciéndonos, sanándonos, haciendo milagros y prodigios, con esperanza me acerco hoy a tu presencia, te pido que aceptes mi corazón humilde y que recibas con agrado mi oración, para que me brindes tu ayuda y derrames sobre mí tus poderosos dones.

Espíritu Santo, Espíritu de Verdad que procedes del Padre, y provocas confianza en nuestros corazones, hoy te busco para que me ayudes. Que tu amorosa protección me envuelva, que tu Luz me ilumine y me de fortaleza, y los brazos del Padre y el amor del Hijo me sostengan, para que así pueda salir de mis problemas, y con tu siempre bondadosa asistencia sea prontamente remediado todo lo que aflige mi alma y mi cuerpo.

Espíritu Santo, fuente inagotable de amor y paz, Espíritu Divino que aclaras los caminos, nos guías con sabiduría y piedad y nos llenas de gozo y esperanza, dame el aliento que me falta y la felicidad que ansío, escúchame y derrama sobre mí tus bendiciones; te ruego me envíes e ilumines por una solución para esta difícil necesidad que me consume y es causa de mi desesperación:

(Aquí pídele su ayuda).

Bendito Espíritu, acude a mí y dame tu bendición, deposito mi fe y esperanza en tu generosidad, haz que mi vida sea mejor, que tu misericordia, tu justicia y tu poder sean mi amparo y defensa en todo mal momento, y tu amor y Divina Voluntad me enseñen a ser tolerante, bondadoso y paciente con mis hermanos.

Te ofrezco y hago entrega de mi alma y mi cuerpo, no permitas que te ofenda ni olvide en ningún momento. Perdona mis faltas y no me dejes caer en el pecado, aumenta mi fe, esperanza y caridad, dame valor contra todos los ataques del enemigo y sobre todo, hazme perseverar en el amor al Altísimo y ayúdame a ser fiel discípulo de Jesucristo.

Bendito Espíritu de Sabiduría, ayúdame a buscar a Dios. Que sea el centro de mi vida, orientada hacia Él para que reine en mi alma el amor y armonía.

Bendito Espíritu de Entendimiento, ilumina mi mente, para que yo conozca y ame las verdades de fe y las haga verdadera vida de mi vida.

Bendito Espíritu de Consejo, ilumíname y guíame en todos mis caminos, para que yo pueda siempre conocer y hacer tu santa voluntad. Hazme prudente y audaz.

Bendito Espíritu de Fortaleza, vigoriza mi alma en tiempo de prueba y adversidad. Dame lealtad y confianza.

Bendito Espíritu de Ciencia, ayúdame a distinguir entre el bien y el mal. Enséñame a proceder con rectitud en la presencia de Dios. Dame clara visión y decisión firme.

Bendito Espíritu de Piedad, toma posesión de mi corazón; inclínalo a creer con sinceridad en Ti, a amarte santamente, Dios mío, para que con toda mi alma pueda yo buscarte a ti, que eres mi Padre, el mejor y más verdadero gozo.

Bendito Espíritu de Santo Temor, penetra lo más íntimo de mi corazón para que yo pueda siempre recordar tu presencia. Hazme huir del pecado y concédeme profundo respeto para con Dios y ante los demás, creados a imagen de Dios.

Lléname de ti, bendito Espíritu Santo, para que mis ojos vean la gloria de Dios y a Jesucristo a la diestra del Padre.

Amén.

Cuando creemos que nos hace falta tener algo más que la doctrina que hasta ahora nos han inculcado, sería ideal pensar en un bautismo en Espíritu Santo, esto nos dará la fuerza que necesitamos para seguir adelante con nuestros propios medios y también gracias a lo que Dios nos proporcionará. Si ya fuimos bautizados, entonces será el momento de llevar una vida según lo que Dios quiere para nosotros.