Saltar al contenido

Oración contra los enemigos


 

No hay nada más perjudicial que una persona que se hace pasar por tu amigo, pero que en realidad está esperando el momento adecuado para traicionarte. La envidia, celos, prejuicios, discriminación, maldad y otros malos sentimientos están a la orden del día en varias de las personas que nos rodean. Aventajados aquellos que han logrado detectarlos y consiguieron alejarse antes de que les hicieran daño.

A veces es difícil darse cuenta de que a nuestro lado tenemos realmente a un enemigo, pero si lo has logrado notar, entonces, además de hacer lo físicamente necesario para apartarlo de ti, puedes apoyarte en las oraciones para hacer que se aleje. Además de las ya conocidas, podrías orar con tus propias peticiones a cualquiera de los santos que cuentan con la aprobación de Dios.

Los enemigos pueden también utilizar métodos sobrenaturales para acatarlos, así que mejor contrarrestarlos con la oración e invocación de Dios Todopoderoso, santos y ángeles que nos ayuden a ganar la batalla. Si no se tiene la seguridad de que estamos siendo víctimas de hechizos, de igual forma no perdemos nada con protegernos con plegarias.

El poder divino es suficiente para protegerte de los enemigos, no importa el tamaño del problema, Dios puede contra todo. Él solo espera que creas realmente en su palabra y que digas tus oraciones con verdadera fe.

 

Oración a Jesús contra los enemigos

“¡Detente enemigo, que bajo la protección de Jesús soy invencible! ¡No me dañes, pues lo que hagas será en vano, nada ni nadie puede dañarme pues Jesús me protege!

Cambia tu camino, voltea a otro lado pues no soy yo la razón de tus pesares. Encuentra iluminación para que tu alma vea el lado bueno de las cosas y tu ceguera se quite.

Te pido, divino Jesús, que alejes al enemigo declarado y al enemigo oculto y con oraciones ayudes a encuentren el camino a ti. No guardo rencor Jesús, pero si temo, temo por el daño que puedan hacerme.

Dios justo, dios de hombres que sufren y hombres felices a los cuales has dado vida. Ayúdame, y ayúdalos a encontrar el sendero. Aleja a mis enemigos para que las espinas no me claven la piel, para que sus palabras no dañen mi reputación ni sus malos deseos deterioren mi fe.

Ayúdame divino Jesús, aleja a mis enemigos, aléjalos, llévalos lejos de mí, que temo por los míos. Gracias por escuchar mi ruego, gracias, gracias, gracias.

Amén”.

Siempre se puede acudir a un santo para que interceda por nosotros, pero si hacemos la oración directamente a Jesús todo puede tener igual o mayor repercusión. Recordemos que Cristo quiere que llevemos una vida alineada con su palabra, por tanto, si nos rendimos ante él y llevamos una vida lo más lejos del pecado posible, seremos merecedores de su misericordia y nos dará mucho de lo que le pedimos.

Oración a Santa Marta contra los enemigos

“Oh, Santa Marta invulnerable,

noble y sin derrotas, acudo a ti con mucha fe

para que intercedas por mí,

ante Jesucristo nuestro Señor,

y por la gracia de Dios, te pido tu protección

para que me cuides de todos mis enemigos

Santa Marta, escucha mi plegaria

y resguardarme de enemigos traicioneros,

de falsos amigos, enemigos ocultos,

que contra mí planean algún mal,

devuélvase este contra ellos y sean confundidos

en su mala fe, en su proceder.

Santa Marta bendita,

también yo te pido me libres de enemigos afrentosos,

de las malas lenguas, de las calumnias

chismes e intrigas, que solo pueden hacer daño,

en ti yo confío, protégeme.

Santa Marta, gran dominadora,

así como amansaste, con tus oraciones

a la bestia de Tarasca

que azotaba a todo un pueblo,

te imploro, por el don que Dios te da

amanses a todo aquel

que en mi camino se quiera interponer.

Santa Marta, mi pronto auxilio,

¡socórreme!, para ti no hay imposibles.

No permitas que mis enemigos

me humillen y triunfen sobre mí,

amansa a todos mis adversarios,

y tráelos rendidos a mis pies.

Amén”.

Oración a san Miguel Arcángel contra los enemigos

“Dios reina y predomina de norte a sur,

Dios está a nuestra izquierda y a la derecha,

Arriba y abajo, dentro y fuera de tu ser,

Dios libera y Dios acompaña,

Dios por medio de San Miguel Arcángel,

Domina a los enemigos y los pone mansos.

Todo lo terreno y lo absurdo,

Lo pecaminoso y lo descarriado,

Todo lo que hacía el bien no ha apuntado,

Hoy se ve dominado bajo la fuerza de San Miguel Arcángel.

Te rogamos Oh Cristo Omnipotente,

Que el enemigo que está en contra mí,

Pueda ver en mí un amigo,

Un ser digno y prudente,

Que sus ponzoñas venenosas rocen ni me toquen,

Domina en este momento y en este lugar,

A todo aquel que, disfrazado de hombre bueno,

No tiene en su corazón buenas intenciones,

Ni quiere albergar algo bueno en su corazón,

Písalo y destiérralo de mi lado,

Haz que todo a mi alrededor sea solo luz y fuente divina,

Que en mí pose tu luz santa,

Que me ilumines y me abrigues,

y Que a cada instante y en todo lugar,

Nada pueda atentar contra mí,

Domina Oh mi Señor,

Al enemigo del bien y de la bondad,

Destierra ya de mi camino,

Y abrígame en tus santas y veneradas manos,

Te lo suplico de corazón,

Amén”.

Para finalizar, tanto santa Marta como san Miguel Arcángel tienen la facultad suficiente para protegernos de enemigos y de todo mal. La primera es conocida como la patrona de las causas imposibles, título que comparte con otros santos como san Judas Tadeo.

Por otro lado, san Miguel Arcángel destaca por su capacidad de protección de los más débiles, así como su poder para pisotear al mal y todo aquello que nos aqueje.

Acompaña estas oraciones con un Padre Nuestro y un Credo, de esta forma daremos más fuerza al pedido. Es posible que sea necesario realizar este “ritual” a diario, sobre todo si quieres también alejar malos pensamientos y estar en paz contigo mismo tras experimentar situaciones desagradables con esas malas personas