Saltar al contenido

Oración de Protección a San Miguel Arcángel


Son siete los arcángeles que forman parte de la Santa Iglesia y san Miguel es uno de los que ha conseguido mayor fervor, sobre todo porque aparece en la biblia junto a Rafael y Gabriel. Es mencionado en el nuevo testamento y en otros libros donde se relatan sus batallas contra demonios y fidelidad para con el Señor.

San Miguel es nombrado por la Iglesia como “Príncipe de los espíritus celestiales” y “jefe de la milicia celestial”, por tanto, es considerado el líder en ese grupo de arcángeles. Su imagen se muestra como un guerrero con espada y unas hermosas alas. Debajo de su pie se le puede ver pisoteando a satanás.

Las personas que acuden a san Miguel Arcángel lo hacen porque conocen de la historia de este santo. Se le atribuye la derrota de Lucifer y su destierro de los cielos. Con su espada logró vencer a Satanás, motivo por el cual este le teme.

Cuando muchos de los ángeles se rebelaron san Miguel y muchos otros se mantuvieron firmes y él, particularmente, encabezó la batalla entre el bien y el mal, saliendo airoso.

San Miguel arcángel es entonces el “ángel guerrero”, fiel y diligente. Un santo al que se le puede confiar nuestra protección, y es por ello que hoy queremos que conozcas las oraciones que en su nombre puedes decir para que te aleje del mal. El Señor alguna vez dijo:

“He aquí que yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te guarde en el camino y te conduzca al lugar que te tengo preparado. Pórtate bien en su presencia y escucha su voz: no le seas rebelde, que no perdonara vuestras transgresiones, pues en él está mi Nombre. sí escuchas atentamente su voz y haces todo lo que yo diga, tus enemigos serán mis enemigos y tus adversarios mis adversarios. Mi ángel caminará delante de ti y te introducirá en el país de los amorreos, de los hititas, de los perizitas, de los cananeos, de los jivitas y de los jebuseos; y yo los exterminaré. No te postrarás ante sus dioses, ni les darás culto, ni imitaras su conducta; al contrario, los destruirás por completo y romperás sus estelas. Vosotros daréis culto a Yahveh, vuestro Dios”. -Ex 23:20.

Y es que, no solo se conoce de la batalla contra demonios, también se le adjudican muchas otras victorias siempre pensando en la protección de su pueblo y de la Iglesia.

El día 29 de septiembre se celebra el día de san Miguel Arcángel.

Oración a San Miguel arcángel para tu protección

“¡Oh poderoso y celestial San Miguel arcángel!

el más cercano a la Divinidad

el defensor celestial sin derrotas,

icono de las peleas y la gloria victoriosa sobre las maldades,

nuestro arcángel, tan perfecto y tan limpio,

mantenednos firmes contra todo problema que se nos presente,

para que podamos llegar a nuestra pureza interior,

oriéntanos y llévanos sanos y salvos por nuestros senderos

para que con tu virtud nos ampares día y noche en nuestras vidas.

Te pedimos que nos ayudes:

De mano con los Serafines

obséquianos la dicha de abandonar nuestros pecados

y rellena nuestros corazones del divino amor de Dios.

De mano con los Querubines

protégenos de los robos, de las insinuaciones,

tentaciones e incitaciones que nuestro enemigo proponga

y purifica nuestras almas con tu manto de humildad.

De mano con los Tronos

jamás dejes que seamos controlados y seamos servidores

de los espíritus malvados,

por la opresión, abusos y corrupciones,

por magia negra y brujería,

bríndanos la dicha de saber utilizar a la perfección nuestros sentidos

y corrige nuestras malas mañas.

De mano con las Dominaciones

cuida nuestra fe y concédenos sabiduría y entendimiento.

De mano con los Poderes

escucha nuestras peticiones

concédenos una actitud amable

para ser serviciales y honestos con los demás.

De mano con las Virtudes

libéranos de nuestros enemigos,

de falsas palabras, de malcriados,

vergüenzas y blasfemias,

de los envidiosos, agobios y odio,

de los celos y los maltratos,

y de los violentos y despiadados agresores, de los desquiciados y ansiosos,

de los infortunios y desgracias…

de absolutamente todo mal que me atormente

me hiera y me utilice.

De mano con los Principados

ilumíname con el deseo vivaz de desatarnos,

tanto a mi familia,

como a mis amistades, conocidos y resto de personas que nos rodean,

de enfermedades físicas y mentales

pero, más que nada, de las espirituales.

De mano con los Arcángeles

convence a nuestro señor de que nos ayude

y nos convierta en palabras andantes de nuestro señor Jesucristo,

para que vivamos en alegría, mucho gozo y llenos del amor divino

y así de esta manera, podamos compartirla,

a través de nuestras acciones a los demás.

De mano con los Ángeles

cuídanos en el transcurso de esta vida prestada,

dame tu mano cuando agonice

para que seas tú quien me guíe hasta el cielo

para disfrutar con ellos

la admiración de la Gloria Eterna de Dios.

Amén”.

No solo los católicos han posicionado a san Miguel como su mayor protector después de Jesús. En la iglesia judía también es calificado como su defensor y oran a él para pedir por el resguardo de Israel.

También puede ayudar a personas que han vivido en pecado. Tal es el caso de un joven polaco que desesperado y moribundo recibió la visita de san Miguel Arcángel, de quien antes había sido devoto. Este arcángel le dijo tendría más tiempo de vida para que se arrepintiese de sus pecados. Al rato dos sacerdotes llegaron a su casa diciendo que un raro chico les pidió que fueran hasta su casa. El hombre se arrepintió de sus pecados y dejó que Dios entrara a su corazón. Luego de eso logró morir en paz consigo mismo y reconciliado con el Señor.

Oración corta a san Miguel Arcángel:

“San Miguel Arcángel,

defiéndenos en la batalla.

Sé nuestro amparo

contra la perversidad y asechanzas

del demonio.

Reprímale Dios, pedimos suplicantes,

y tú Príncipe de la Milicia Celestial,

arroja al infierno con el divino poder

a Satanás y a los otros espíritus malignos

que andan dispersos por el mundo

para la perdición de las almas.

Amén.”