Saltar al contenido

Oración por los hijos

Todo padre siente que sus hijos son sus tesoros más preciados. Sin importar condiciones como raza, credo o situación económica, toda persona que haya concebido a un hijo sentirá la necesidad de protegerlo de todo mal, aunque sean adultos y lleven las riendas de sus vidas. Para un buen padre o una buena madre ver a sus hijos saludables y felices es sinónimo de bienestar propio.

Es responsabilidad de los padres formar a los hijos bajo un esquema que contemple los principales valores que todo ser humano debe tener. Además de ello, adentrarlos en el ámbito religioso hace parte del compromiso que hacemos con Dios cuando practicamos sus mandamientos y sacramentos, como el matrimonio y posterior bautizo de los hijos concebidos.

¿Qué pedir en las oraciones por los hijos?

Las oraciones por los hijos son habituales en muchos padres que encomiendan directamente a Dios, o mediante la intercesión de un santo o santa, la salud de sus retoños o cualquier otro favor, para que sean concedidos con rapidez.

No solo se puede pedir por los hijos cuando experimenten situaciones adversas, en todo momento podemos elevar una plegaria al cielo para renovar nuestra fe y solicitar al señor que siempre tenga en cuenta que nuestros hijos son también suyos y por tanto pueden gozar de todas sus bondades. La mayoría de los padres le pide al señor que sus niños crezcan de manera saludable y que el mal no llegue a sus vidas. Si los hijos son adolescentes o adultos, sobre todo las madres, piden a Dios mucha sabiduría para ellos.

Muchas de las molestias de los padres hacia sus hijos se vinculan a sus malas compañías, y cuando sus palabras y regaños no son suficientes, recurrir a Dios es la única salida. Con estas oraciones hacemos peticiones particulares para que el Altísimo tenga misericordia del comportamiento de nuestros hijos, tocando sus corazones, llevándolos por el camino del bien y apartándolo de las tentaciones de enemigos.

Por otro lado, podemos pedir para que gocen de buena salud o se resuelva algún problema que esté perturbando sus vidas.

Al decir oraciones por los hijos corroboramos nuestra fe por el señor y nuestro amor por esos seres que nos envió para proteger en su nombre. Podemos decirlas todos los días si es nuestra preferencia y necesidad, no existe un límite ni condiciones, solo debemos tener mucha fe y demostrar que de hecho la percibimos.

Oración por los hijos

 

Auxilio en las dificultades,

Permita señor que pueda superar cualquier barrera que pueda hallar

¡Y que sus metas puedan lograr!

Señor mi Dios, eres todopoderoso, alabo tu nombre. Mi fe te profeso.

Amén y Amén.

 

Escucha Padre amado mi plegaria y responde a mi suplica,

Porque ante ti elevo mi petición y en ti confió lo más preciado de mí: mis hijos,

Por ellos intercedo ante ti, pues se bien que los cuidarás, bendecirás, y librarás de todo mal.

 

Señor tu brindas serenidad y paz a mi corazón, en ti puedo descansar,

Pues sé que no desatenderás el clamor de un(a) padre/madre, que anhela el bienestar de sus hijos, que sólo tú puedes proporcionar

 

Y no desampararás a quien te busca.

 

¡Dios, protégelos con tu escudo protector y resguárdalos de quienes los adversan!

De las personas mal intencionadas, líbralos de tentación,

Ilumínalos, dales sabiduría y guíalos por la senda del bien

Y regocíjense en tu gratificante paz.

 

Sálvalos mi Señor, porque este mundo está contaminado,

Que existe mucha maldad, porque existe la envidia y la doble cara,

¡Más tu oh Dios los guardarás y preservarás!

 

Ten misericordia de ellos y perdona sus pecados.

Te ruego Señor, seas su luz en las tinieblas y los levantes si flaquean sus piernas,

Que seas tú su roca firme,

Amén.

 

Oración corta por los hijos

 

Señor, ilumina la mente de nuestros hijos para que conozcan el camino que tú

has querido para ellos, para que te puedan dar gloria y alcancen la salvación.

Sostenlos con tu fuerza, para que alienten en su vida los ideales de tu Reino.

Ilumínanos también a nosotros, sus padres, para que les ayudemos a reconocer

su vocación cristiana y a realizarla generosamente, colaborando con tus inspiraciones

interiores.

 

Amén.

 

Oración por los hijos de una madre

 

Dios mío, te ofrezco a mis hijos;

Tú me los diste, ellos te pertenecen para siempre;

yo los educo para ti y te pido

que los conserves para tu gloria.

Señor, que el egoísmo, la ambición, la maldad

no los desvíen del buen camino.

Que ellos tengan fuerza para actuar contra el mal

y que el móvil de todos sus actos

sea siempre y únicamente el bien.

¡Hay tanta maldad en este mundo, Señor!

Tú sabes cómo somos débiles

y como el mal muchas veces nos fascina;

pero tú estás con nosotros

y yo pongo a mis hijos bajo tu protección.

Dales luz, fuerza y alegría en esta tierra, Señor,

para que ellos vivan para Ti en esta tierra; y que, en el cielo,

todos juntos, podamos gozar de tu compañía para siempre.

Amén.

 

¿Cómo involucrar a los hijos en la religión?

Las anteriores, y cualquier otra oración dicha con fe, es un recurso muy poderoso que de seguro nos ayudará a ‘envolver’ a nuestros hijos en el manto protector del señor. Sin embargo, es necesario que los chicos entiendan que deben poner de su parte para que todas las peticiones surtan efecto.

Al hablarles de la Palabra de Dios ellos podrán entender que siempre tendrán a un amigo al que podrán recurrir en momentos de angustia y que en todo momento los escuchará. Si llevan una vida que agrade a Jesucristo, podrán tener todo lo que él promete.

Iniciarlos en la practica de los sacramentos es una tarea, no solo obligatoria, sino muy buena para que los hijos comiencen a entender que no solo debemos cuidar nuestros pasos en La Tierra, sino que debemos abrirnos camino para poder disfrutar de El Paraíso una vez que partamos de este mundo, y eso solo se logra viviendo lo más parecido posible a lo que Dios nos ha indicado en las santas escrituras.