Saltar al contenido

Oraciones para la familia


La familia es lo más importante para cada ser humano. Eso es lo que todos afirman, ya que nuestros parientes son quienes nos acompañan en nuestro crecimiento físico, personal y muchas veces espiritual.

Aunque no escogemos la familia que tenemos y en ocasiones muchos no logran esa empatía que se supone deben tener por llevar la misma sangre, no cabe duda que, a medida que vamos tomando más conciencia de las cosas realmente importantes, llegamos a la conclusión que nuestra familia siempre debe estar en la primera posición de la lista, pese a cualquier mal entendido o problema. Y es que, no todos tienen la dicha de tener a su familia consigo.

Oraciones para la familia

Sobre todo cuando estamos lejos de ellos es cuando más los necesitamos. Aunque algunos sienten obligación por querer a las personas que llevan su misma sangre, lo cierto es que es un amor genuino que nos puede llevar a hacer casi cualquier cosa por ellos.

Normalmente son los padres quienes siempre se preocupan y velan por la seguridad de los hijos y otros miembros de la familia. Pero cualquiera puede hacer lo necesario para que su familia esté en resguardo, como realizar súplicas y plegarias a Dios, y los santos. Es un recurso que siempre será efectivo, en tanto creamos fielmente en el poder de Dios padre, Dios hijo, y los santos que interceden entre él y nosotros.

Las oraciones siempre serán una buena forma de pedir por protección y por cualquier otro tipo de favores por cada uno de los integrantes de la familia. Orando podemos envolver a nuestros seres queridos en un aura divino, que les cuide y los lleve por el camino del bien.

Oración para la familia

Señor, Dios nuestro,

tu nos has elegido

paras ser tus santos

y tus predilectos.

Revístenos de sentimientos

de misericordia

de bondad, de humildad,

de dulzura, de paciencia.

Ayúdanos a comprendernos mutuamente cuando tenemos algún motivo de queja

lo mismo que tú Señor,

nos has perdonado.

Sobre todo, danos esa caridad,

que es vínculo de perfección.

Que la paz de Cristo

brille en nuestros corazones.

Esa paz que debe reinar

en la unidad de

tu cuerpo místico.

Que todo cuando hagamos

en palabras o en obras

sea en nombre del Señor Jesús

por quien sean dadas las gracias

a ti Dios Padre y Señor Nuestro,

Amén.

Como verás, es una bonita oración con la que podemos pedir al Señor muchas de sus bondades, para que una a nuestra familia y para que logre sanar cualquier mala relación que se pueda estar dando entre dos o más integrantes. También se pide algo muy importante para un hogar y en el nexo entre los hogares de la familia: la paz. Que todos conserven tranquilidad y paz en sus corazones para que juntos puedan prosperar hacia un futuro mejor.

Oración para agradecer por la familia

Hoy, Señor, te doy gracias por mi familia.

Gracias, Señor, por mis padres:

por su amor y responsabilidad

para traerme al mundo.

A su manera, dando lo mejor

que tienen me dan su amor

y me enseñan a amar.

Gracias, Señor, por los padres de mis padres, mis abuelos.

Sus vidas y testimonios son la mejor

reserva de paciencia, sabiduría y amor.

Gracias por todos los integrantes

de mi gran familia.

Ayúdanos, Señor,

a crecer en el amor y repartirlo,

a crecer en experiencia y compartirla.

Conserva mi familia y las familias

de todo el mundo unidas en el amor,

para que entre todas

construyamos un mundo de paz y solidaridad.

Amén.

Siempre es importante agradecer, porque de esta manera Dios sabrá que somos merecedores de su gracia. Además, si sabemos qué tenemos y qué podemos agradecer, sabremos qué nos hace falta en todos los sentidos, incluso, saber qué nos sobra y no nos hace falta.

Oración de protección para la familia

Padre nuestro que estás en el cielo, en la tierra y en el mar,

te doy gracias por tu hijo, nuestro Salvador Jesucristo,

que dio su santa sangre por nosotros,

para que fuéramos librados de todos nuestros pecados.

Hoy te pido, que con la misma sangre que fue derramada en la cruz,

cubras a mi familia con ella, para que ningún mal sea capaz de acecharnos.

Expulsa lejos de nosotros a todo aquel y aquello que quiera dañarnos,

aleja todo peligro y amenaza que se oculte entre las sombras,

las malas influencias y malas palabras.

Cubre con tu majestuosa sangre cada costado de mi hogar,

y, asimismo, la mente y pensamientos de cada uno que en ella habitamos.

Maravilloso y bondadoso Dios, a tus ojos somos perdonados y puros,

a la espera de que llegue nuestro momento y vivir en el triunfo,

enséñanos el camino del amor y la paz,

aparta todo orgullo, desprecio, ira y depresión.

Arrópanos en tu manto amoroso

y cada uno seamos fieles oyentes de tu testimonio,

sin burlas ni quejas sobre ellos, ni blasfemias o actos que a tus ojos no son agradables.

En el nombre de Jesús.

Amén.

Por último, esta oración enaltece la sangre de cristo y solicita que la familia sea cubierta con esta para mantenerse siempre protegida de todo mal. También se aprovecha para alejar todos los malos sentimientos que por naturaleza a veces están presentes en las personas, para que no causen estragos en el grupo familiar ayudándolos a tomar mejores decisiones en cuanto a su proceder.

Puedes complementar estas oraciones con aquellas que ya conocemos, como el Padre Nuestro y oraciones a la Virgen María, quien siempre concede favores cuando se trata de hijos y familia.

Para que tenga mayor peso, puedes decirles a varios de tus parientes que hagan lo mismo. De hecho, puede ser una excelente excusa para unirlos por un mismo fin, sobre todo si atraviesan por una situación desagradable o un problema que involucre o afecte a varios de ellos.

Cada vez que sea necesario podrás decir estas oraciones con mucha fe, para que renueves la protección que recaerá sobre tu familia. Si lo prefieres levanta un pequeño altar donde coloques pequeñas ofrendas en agradecimiento por los favores concedidos.